Tres mil personas dejaron el auto por las bicis públicas