Ciclistas convirtieron las calles en un gran campo nudista