domingo, 21 de agosto de 2016

El sistema municipal de bicicletas fracasa en 6 localidades gallegas

lavozdegalicia.es

Surgieron con motivo de aliviar el exceso de congestión en los centros urbanos y acabaron entorpeciendo las aceras ya que muchas de las estaciones que ya no funcionan siguen en el mismo sitio.

Surgieron con motivo de aliviar el exceso de congestión en los centros urbanos y acabaron entorpeciendo las aceras ya que muchas de las estaciones que ya no funcionan siguen en el mismo sitio en que antaño tenían bicicletas en ellas. Es el caso de Lugo, una de las primeras ciudades que implantaron el sistema. Se conocía bajo el nombre de Rebicíclate y contaba con cinco puntos de recogida que unían los lugares más emblemáticos de Lugo. Hoy día continúan las estaciones, pero vacías y en malas condiciones. «Genera una situación de abandono y da muy mala imagen a la ciudad», comenta Ana Arias, estudiante luguesa.

En la capital gallega tampoco consiguieron calar. Los principales motivos eran la inexistencia de un carril bici por el que se les facilitara la circulación, así como las cuestas y las calles estrechas que abundan en el casco histórico.

Pontevedra, por contra, consiguió sacar algo positivo de las desventajas de Santiago: la eliminación del tráfico por la peatonalización de las calles ha fomentado que, según afirman desde el Ayuntamiento pontevedrés, «la bicicleta está en la esencia del modelo de ciudad de Pontevedra». No existen carriles bici en sí dentro de la ciudad, sino que cualquier calle es susceptible de ser «pedaleada». En el área metropolitana se están implantando las llamadas «sendas de uso compartido entre peatones y ciclistas», explican desde el Ayuntamiento.

Bicicletas para los universitarios

La Universidade de Santiago de Compostela (USC) ofrece todos los años la posibilidad a sus alumnos de disponer de una bicicleta durante todo el año académico. La convocatoria se hace pública a principios de curso y el préstamo no tiene ningún tipo de coste para el alumno.