viernes, 10 de junio de 2016

Uso de la bicicleta fue debatido por expertos en Barranquilla

Hoy concluye el Congreso Internacional de Seguridad Vial,que demostró que hay mucho por hacer.

La doctora canadiense Lake Sagaris fue tajante al decir que si una ciudad no es “caminable” está condenada a no ser sostenible en su movilidad y por ende en su seguridad vial.

La experta en el uso de la bicicleta en el mundo, radicada en Chile, expuso ayer en el primer día del Primer Congreso Internacional de Seguridad Vial que se lleva a cabo hasta hoy en el auditorio de la Plaza de la Paz, organizado por el Instituto de Tránsito del Atlántico.

Sagaris hizo parte de la ponencia ‘Bicicletas, alternativa de transporte saludable y ambiental’, donde dio luces sobre las principales causas por las que en una ciudad no se utiliza este medio de transporte como se debería. “Todas esas medidas de un gobierno, que vayan en contra del uso de la bicicleta en una ciudad, contribuyen a que hayan más muertos en las vías, ya que la velocidad es la que los mata”, sentenció Sagaris, nacida en Montreal.

En un español bien hablado explicó a los asistentes que cuando en Australia se pensó en desestimular el uso de la bicicleta se presentó un problema más grave, sobre todo en la población infantil que dejó de asistir a las escuelas en ese medio de transporte y cayó en el sedentarismo.

“La obesidad y la diabetes matan más que los vehículos, por lo tanto deben ser tenidas en cuenta dentro de las políticas públicas”, agregó.

Sagaris insistió en que la importancia de que los dirigentes de los territorios piensen en medidas sustentables como la construcción de colegios cerca de barrios residenciales así como la iniciativa de fomentar el traslado de ferias que lleven productos de consumo a estos sectores, son vitales.

La experta invitó a repensar en las alternativas que se ofrecen en el Atlántico en materia de ciclo rutas, ya que estas deben ser incluyentes. “La experiencia nos enseña que existe un anhelo reprimido de la sociedad en usar más la bicicleta y cuando se construye una ciclo ruta en un rango mínimo de tiempo esta se queda pequeña y debe ser aumentada. También se debe pensar que existen otros medios de transporte con pedal que no pueden ser excluidos de las políticas públicas”, esbozó

‘Casco, de poco sirve’.

Para la extranjera, lo ideal es que las personas utilicen la bicicleta para recorrer distancias cortas que no pasen de los 5 kilómetros.

Por otro lado, se refirió a que en países como Holanda los gobiernos han optado por darle prioridad a los espacios que se les dan a las personas para desplazarse a pie, luego la prioridad son las ciclorrutas y por último se le da participación a los vehículos.

Sagaris advirtió que investigaciones en otras partes del mundo han desestimado el uso del casco en los ciclistas ya que de poco o nada servirían a la hora de un impacto de un vehículo.

“Se calcula que un choque con un automóvil, desde lo más mínimo, se compara con la caída libre de un edificio de cuatro pisos”, concluyó.

Margareth Gutiérrez, barranquillera radicada en Chile, dio a conocer lo bajos índices del uso de la bicicleta en la ciudad.

Soportada en una investigación propia, dijo solo el 1 por ciento de una población de 25.000 estudiantes admitió haber utilizado la bicicleta. “La ciudad cuenta con una ciclo ruta que no es funcional”, sostuvo.

fuente: eltiempo.com