miércoles, 13 de mayo de 2015

Evalúan aplicación de la Ley Emilia para ciclistas

El grupo Peatones Furiosos busca que se fiscalice de esta manera a quienes conducen bajo efectos del alcohol o drogas. Además, constatan el aumento de casos de atropellos, donde transeúntes resultan con graves fracturas. La Fundación Emilia por su parte, averigua a través de la Ley de Transparencia si Carabineros está fiscalizando esta situación.



El grupo Peatones Furiosos ironiza a través de sus redes sociales y sus representantes. Dicen que a la fecha, lamentablemente, a los caminantes no les han salido ojos en la espalda como para ver cuando viene un ciclista a "atropellarlos en la vereda". Y a nivel internacional, la molestia por los llamados veredistas (ciclistas que andan por estas zonas) y los accidentes que provocan, incluso han despertado campañas tan insólitas como hacer que el uso del casco sea obligatorio para los peatones.
Frente a este panorama, endurecer la aplicación de la ley para los infractores en dos ruedas aparece como una opción para los promotores de la educación vial, quienes incluso buscan extender la Ley Emilia en casos donde los conductores, veredistas o no, manejen bajo efectos del alcohol o las drogas y produzcan un accidente que derive en lesiones graves o la muerte de un peatón.



Jaime Vásquez, uno de los afectados, relata que el año pasado iba camino a buscar su título de asistente computacional a su instituto, en Alameda con Ejército, cuando un ciclista lo impactó de frente. "Ni siquiera paró a pedirme disculpas, podríamos decir que se fugó", explicó el joven de 29 años, quien pese a su reconocida contextura maciza fue abatido y cayó al suelo: resultó con esguinces, moretones y una rotura de lentes.

Pero el líder del grupo peatones Furiosos, Raúl Opazo, explicó que este no es el tipo de casos más graves que han constatado. El de una mujer que debió ponerse implantes de titanio en los brazos producto de un atropello de un veredista; y el de un anciano que debió ser sometido a una reconstrucción facial por lo mismo, son sólo algunos de los testimonios que han llegado al grupo.
"La bicicleta como tal es un vehículo, que si bien no está suscrito a licencia o examen de conducir, no implica que no estén regidas por la Ley del Tránsito. Hemos sido testigos de cómo en barrios universitarios -tales como República-, algunos ciclistas deciden manejar después de haber consumido alcohol", señaló Opazo, quien criticó la falta de fiscalización de Carabineros sobre el tema. Agregó que en lugares como el Paseo Ahumada hay carteles que prohiben la circulación de bicicletas, pero que en la práctica está lleno de ellas, pese a la presencia de uniformados.

Por su parte, el comandante Juan Muñoz, jefe de operaciones de la Sección de Investigación de Accidentes en el Tránsito (SIAT) de Carabineros, enfatizó en que la obligación de los ciclistas es respetar todas las normativas vigentes. "Su desplazamiento normal debiese ser por la calzada o ciclovías y quienes circulan por la vereda se exponen a condiciones de seguridad no favorables", dijo. Por otro lado, aclaró que es ilegal que los ciclistas conduzcan sin la luz blanca adelante y la roja atrás y sin el casco. Sobre los valores de las multas por no cumplir estas normas, "están determinados por los juzgados de policía local" dependiendo de si la calidad de la falta es señalada como grave o gravísima.



Reiteró que quien maneja este vehículo es un conductor más y, por lo tanto, también debiese ser fiscalizado y se les prohibe la circulación bajo efectos del alcohol o las drogas, por lo que en rigor "debiese" aplicárseles la Ley Emilia en los casos de accidentes donde se compruebe la presencia de estimulantes.

Desde la Fundación Emilia, entidad que hoy promueve la educación vial tras la aprobación de la ley mencionada, Carolina Figueroa -madre de la menor de edad fallecida tras un choque donde se involucró un conductor que había bebido alcohol-, explicó que este es un tema que hoy están analizando. "Hoy, la ley no contempla a los ciclistas como parte de las penas si atropellan a un peatón, sólo tiene que ver con vehículos motorizados", señaló. Sin embargo, el problema despierta la preocupación de la entidad, por lo que la semana pasada pidieron a través de la Ley de Transparencia, información respecto de si Carabineros está fiscalizando a ciclistas que manejan en estado de ebriedad o bajo efectos de las drogas.


Recomendaciones

Además de promover la aplicación de las normativas vigentes para los ciclistas, Peatones Furiosos recomienda a los afectados por atropellos de ciclistas, acudir a Carabineros para dejar constancia. Aseguró que si existiera una forma de averiguar la identidad del conductor sería una forma de poder hacer seguimiento a los casos, pues muchas veces la policía termina argumentando que no hay cómo ubicar al responsable, pues los vehículos no tienen patentes. Los sectores donde más han registrado accidentes de este tipo, manifestó, son Lyon, Providencia, Nueva Providencia y Pocuro. "Es en estos lugares donde se concentran denuncias donde debería haber controles policiales", sugirió.

Por su parte, César Garrido, vocero del movimiento Furiosos Ciclistas se manifestó de acuerdo con la petición respecto de la Ley Emilia y recordó que están realizando una campaña a través de redes sociales para que los cleteros bajen a la calzada.

Fuente: hoyxhoy.cl