martes, 25 de noviembre de 2014

Bicicleta chilena derrota a deportivo en emocionante carrera contra el tiempo

Nota de putabida: como podrán ver en el video, el ciclista incurre en faltas a la ley de tránsito, por lo tanto la prueba en ese sentido, no serìa valida.

Fuente: fayerwayer.com  
Enrique “Kike” Génova, experto en Downhill, asumió este desafío, y ganó a un superdeportivo.

En una ciudad sobrepoblada como Santiago, con 7 millones de habitantes, casi 2 millones de automóviles circulando diariamente, un sistema de transporte público que colapsa, tacos, bocinazos, discusiones y, sobretodo, mucho estrés, la reconocida marca chilena de bicicletas, Oxford, quiso demostrar que el vehículo más eficiente y confiable para moverse por la ciudad no es uno de motor, sino la bicicleta.

Para eso ideó un emocionante desafío: una bicicleta tradicional, de 130.000 pesos, se enfrentaría a un automóvil deportivo de 130 millones de pesos, icono de velocidad, en una apasionante carrera por las calles de Santiago durante un día laboral, respetando las leyes del tránsito y experimentando todas las situaciones que vive a diario cualquier vehículo. Además de llevarse el triunfo, el vehículo que ganara este desafío se quedaría con el cetro de “El mejor vehículo del mundo.”

El ciclista que aceptó el desafío de Oxford para enfrentarse al deportivo fue el destacado rider nacional Enrique “Kike” Génova, experto en Downhill (descenso), que en esta ocasión usaría una bicicleta modelo Capital, con aro de aluminio 700x36 HCNC, una bicicleta tradicional de ciudad.

El desafío se llevó a cabo el recién pasado lunes 17 de noviembre, y el trayecto comenzó en Costanera Sur para finalizar en las cercanías de La Moneda, sumando un total de 7 km.

Finalmente, el vehículo vencedor de esta carrera fue la bicicleta, alcanzando un tiempo de 19 minutos con 47 segundos. Por el contrario, el vehículo deportivo, afectado por los reiterados tacos y desvíos de Santiago, fue el gran perdedor, y logró un magro tiempo de 31 minutos con 9 segundos, casi el doble del conseguido por la bicicleta.

De esta manera, quedó demostrado que el vehículo más eficiente, sustentable, confiable, práctico y veloz para moverse en la ciudad es, indiscutiblemente, la bicicleta. Eso, sumado a su bajo costo de compra y mantenimiento, a que no usa combustible, permite practicar deporte a diario, cuida la salud, no paga estacionamiento y descontamina la ciudad, vuelve a la bicicleta en “El mejor vehículo del mundo.”

Mira esta audaz carrera en YouTube: Bicicleta vence a deportivo.